Pote asturiano

Pote_tastu.es

El invierno en nuestro país es tiempo de potes al calor del llar. No existe un pote asturiano, sino cientos. La palabra «pote», de origen celta, hace referencia a las ollas antiguas de hierro y con patas, que se ponían colgadas sobre la lumbre para hacer los guisos a fuego lento.

El pote asturiano es uno de los platos más conocidos de nuestra gastronomía y su origen se pierde en la noche de los tiempos. El pote, ha ido adaptándose en su largo viaje de siglos y, ya antes del descubrimiento de América contenía nabos, castañas, berzas y carne cerdo. Con la evolución de los cultivos, el pote fue incorporando en algunas zonas  de Asturias las alubias secas o las patatas -apenas ya en el siglo XIX-, sustituyendo unos ingredientes por otros.

Pero lo que nunca falta hoy en día en un pote asturiano es el chorizo y la morcilla, lo que convierte al plato en una fiesta de sabores ahumados y pimentón. Contrariamente a la práctica habitual, hay quien sostiene que, para acompañarlo, cualquier tinto se queda corto al primer bocado. El gastrónomo Pepe Iglesias recomienda para atacar un buen pote un culín de sidra natural para refrescar la boca, o incluso probar con un vino blanco afrutado, por ejemplo un Albariño de Rías Baixas o un Verdejo de Rueda.

En cualquiera de sus múltiples variedades se trata de un plato contundente y delicioso, altamente recomendable para cualquier fan de los platos de cuchara.

Teniendo en cuenta lo ya explicado, los ingredientes para un pote asturiano, pueden ser:

  • 1/2 Kg. de fabes pequeñas
  • Un manojo de berzas
  • 6 patatas
  • 4 chorizos
  • 4 morcillas
  • 1/4 lacón
  • 1/4 tocino
  • Aceite
  • Cebolla
  • Ajo
  • Pimentón
  • Sal
Preparación:

Previamente se dejan les fabes a remojo 12 horas en agua fría y lo mismo el lacón, en recipiente aparte, para rebajar el salazón.

Las berzas se pican en trozos no muy grandes sin aprovechar el tallo de las mismas.

Se cuecen primero las berzas aparte con agua y sal durante una hora a fuego lento para reducir su amargor. En el recipiente principal se ponen las fabas a cocer con agua abundante, junto con el lacón previamente desalado y el tocino. Se cuece todo una hora también a fuego lento. Después de llevar una hora cociendo todos los ingredientes, se pueden pinchar los chorizos y las morcillas con un punzón para que suelten la grasa acumulada.

Después de una hora de cocción de les fabes con el lacón y el tocino, se hace un refrito con 1/2 cebolla bien picada, un ajo y una cucharada de pimentón y se añade junto con las patatas y la verdura ya cocida, el chorizo y la morcilla, dejando cocer dos horas más a fuego lento, espumando la grasa sobrante de vez en cuando y «asustando les fabes» cada vez que rompe a hervir con intensidad (interrumpiendo la coccion unos minutos), agregando para ello 1/4 de vaso de agua fría.

En Tastu puedes encontrar los ingredientes caseros para elaborar un gran pote: fabes, berzas, chorizo y morcilla asturianos…. Una vez listo, es mejor que haya reposado antes comerlo, por lo que hecho de un día para otro resulta excelente. ¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.